Translate

Follow by Email. Sigueme por mail

sábado, 20 de junio de 2015

TENDER IS THE NIGHT WHEN THE PRINCESSES BLOOM

Ayer llovió otra vez, y se levantó un viento furioso, y refrescó la ciudad, y Saigón ya no era Saigón sino cualquier ciudad de España en agosto, cuando tras la primera tormenta veraniega, deja de hacer calor por un día. Una llovizna arremolinada nos empujaba a unos hacia otros en lo alto de un sky bar, en la azotea de un moderno edificio con luces de colores y carteles parpadeantes como luciérnagas monstruosas. Y también ellas, las princesas vespertinas, se arremolinaban entre las sombras en torno a botellas de vinos italianos o chilenos, o de Vodka con bombillas en su interior.
Las señoras L y N celebraban el regreso de un viaje por la Riviera francesa pasando por Estambul, copa en mano, sonrisas entre labios carmines y pestañas falsas. La ex-señora M estrenaba un vestido Marilín Monroe edulcorado con un perfume sofisticado, la melena corta alisada y modelada a lo egipcio, lejos de la tradicional cola de caballo que cuelga peligrosamente hacia las ruedas de las bicicletas de las estudiantes de pueblo, con sus Ao dais blancos. Los mesados de cabello con la cabeza inclinada hacia un hombro desnudo, la perfecta caída de párpados, y su maestría en el lenguaje no verbal, no pudieron disimular la dureza de su voz, grave y enérgica como un hierro oxidado, con acento del norte, de alguien que ha sufrido y curado sus cicatrices con sal.
Llámame Moon, dijo una que enseñaba el ombligo de un vientre sin mácula, un cuerpo diseñado por la sensualidad. Entonces escuché una ovación femenina a mi derecha, pues la ex-señora P acababa unirse al grupo y retirado el chal que cubría sus hombros y mostraba en gracioso gesto el mayor escote que he visto en mi vida. Las vietnamitas no tienen pechos ni glúteos, pero espaldas... las más largas y estilizadas de Asia. Pese a su reducida estatura, la columna de P era infinita, un continuo de seda, morena de raza, desde el cuello hasta mucho más allá de la cintura, coronada por una carita de porcelana, blanqueada con sangre de doncella o leche de burra, o con cualquier otro milagro de la cosmética tailandesa.
Entonces llegó la señorita K, que miraba a la multitud con sus ojos bizantinos, casi bizcos, con aire de acabar de despertarse, y a la vez con la quieta tensión de una garza real, allí en sus alturas, ya de por sí humillantes para las enanas vietnamitas y que remataba con unos tacones tan o más poderosos que los de sus frustradas competidoras. K tiene el poder de ver a través de uno, de sonreírte a ti mientras busca a otro más interesante, y así se fue en busca de su habitual copa de proseco, ceñida en unos pitillos negros, con curvas de pantera, sin despedirse.  
La lluvia no cedía y el flujo de cuerpos y conversaciones siguió el camino del agua, escaleras abajo, hacia una sala de oscuridad casi impenetrable y música machacona y ensordecedora. Un espacio para bailar y tocar, o bailar y beber. En el lugar, como es habitual en Saigón, más camareros y seguratas que clientes. Los primeros servían y rellenaban los vasos con agilidad de croupier en las mesas con botellas reservadas, y luego los hacían desaparecer entre sus manos con prestidigitación. Los segundos, más fornidos, vigilaban con amabilidad férrea, que no hubiera contacto entre los libadores de las distintas mesas, para evitar flechazos entre capuletos y montescos y los consiguientes baños de sangre.
Me despierto con el mazazo occipital de unas copas de más y contemplo el cada vez más aserrado horizonte de Saigón. Megaconstrucciones por doquier. Grúas y martillos neumáticos, hormigoneras y bocinas. El día vuelve y el viento se lleva la lluvia y las sedas y penumbras, y algún susurro confuso. Solo en algún instante, sin saber exactamente de dónde, regresa ese perfume sofisticado, el de la melena egipcia, como al despertar de un sueño.
Por desgracia sufro el mal de los Karamazov, me pierde la sensualidad.





CUANDO LLORA EL CIELO


       Cuando llora el cielo se solidariza con el dolor de los humanos, nosotros, los pequeños. La naturaleza recoge el dolor del mundo y llora, y lo moja todo. Hablo de la lluvia sin viento, como la nieve sin ventisca, con su rumor sordo, a veces a espasmos, otras constante y permanente mientras dura. Es un acto humilde, paciente, a veces poderoso, otras mántrico, una oración ecuménica, que a todos afecta.

   Este año ha llovido poco, casi nada, una estación húmeda seca, calurosa hasta la locura, el mal humor y la violencia por todas partes. Hoy llueve y lo celebro, por fin el agua, El agua y los lichis, gotas de agua dulce condensadas en frutos solo por un mes, los lichis, como los longans y los rambutanes, forman parte de los frutos que recuerdan ojos de peces gigantes, con sus transparencias y sus huesos escondidos...