Translate

Follow by Email. Sigueme por mail

jueves, 7 de febrero de 2013

SER DE TU TIERRA, VIVIENDO FUERA




Cada amanecer en Saigón me sorprendo ante la inmensidad de pequeños rectángulos de colores que se extiende hasta donde pierdo la visión, allí en un horizonte húmedo, brumoso, todavía aturdido por los ecos inverosímiles que cada noche rompen mi sueño (gente cargando vigas de metal en un camión a las tres de la mañana, cortejos fúnebres con trompetas y tambores a las cinco, música retumbante en el piso de arriba noches enteras) y saludado por los murmullos sordos del nuevo día, los del millón o más aún, de motos que inundan la avenida de Nguyen Huu Canh, la arteria que enfila el corazón del distrito uno, el más caro de Saigón, con la ruta hacia el norte, hacia Hanoi, la ciudad de los vencedores, que bajaron al sur y arrambaron con todo, millonarios de oportunidad.
Desde una altura 29, el horizonte sigue al mismo nivel, pero lo que se observa es distinto. Además de la visión frontal o vertical hacia la altura, tienes la visión hacia abajo, y puedes ver lo pequeños que somos los humanos, tanto más prepotentes cuanto más insignificantes.
Hoy es domingo y he disfrutado de leer LA VANGUARDIA, como lo hacía cuando vivía en Barcelona, ciudad de moda, admirada por los turistas, sufrida por sus habitantes, y me he sentido un poco en casa. Porque cuando se vive fuera, son pequeños sorbos de lo tuyo los que te mantienen cuerdo, los que te guían hacía ti mismo y evitan que se pierda tu identidad. Saborear una especia mediterránea, como el romero o el laurel, verter un fino chorro de aceite de oliva virgen, comer un pedazo de queso de oveja curado, con o sin vino español, leer un libro de un autor propio, bien escrito, como los de Josep Pla, o Ana María Matute, por poner un ejemplo, o tener una conversación en tu idioma ante una cañita de cerveza bien tirada, con poca burbuja, como la cerveza de Madrid, son referentes tan importantes como una brújula en noche sin luna.
Olía el cabello pegado a la frente sudorosa de una de mis hijas, no paran quietas, y me atravesó la memoria el olor a harina seca y caliente del cajón de madera de una panadería del pueblo de mi madre. No hay mejor identidad que la fidelidad de tus recuerdos.
En estos momentos de mediocridad política, el país secuestrado por navajeros iletrados, gentuza hambrienta de codicia y poder, todo refrendado por la mentira de unas urnas amordazadas por leyes diseñadas por ellos, las mismas que permiten continuar en el poder a gobernantes en otros países totalitario-democráticos, mientras escucho discursos separatistas de gente que ha robado durante generaciones y esconde su dinero en paraísos fiscales, cuando veo a la Corona manchada del mismo barro, más que nunca me identifico conmigo, con los míos, con mi pequeño nuevo mundo, lo que algunos dan en llamar la semilla de la tercera cultura, pero a la vez no dejo de añorar mi tierra, mis costumbres, y a las personas que forman mi origen, Cataluña y España.
En esta época de emigrantes con carrera, es un placer encontrarse en un café, o en mi consulta, con españoles errantes, tan sorprendidos como yo de hallar una voz común, la nuestra, y una actitud hospitalaria. Unos viven mejor que otros, se adaptan mejor que otros, y piensan en volver o en quedarse mucho tiempo, pero casi todos miramos hacia atrás, de vez en cuando, con un pequeño suspiro.
La VANGUARDIA, de este domingo, (ejemplar del sábado) pese a sus muchas malas noticias, me ha reconfortado, no tanto como diario, que también, al reencontrar a mi escritor favorito, Gregorio Morán, sino como rito, uno de esos aromas a origen que me salvan de perderme en el olvido.